+34 93.304.2316 / 609.604.248 escuelahuber@gmail.com
  • darkblurbg
El Sabio de la Montaña
  • Publicado el 22 Mayo, 2016

El Sabio de la Montaña

En una entrevista, Roberto Assagioli comentaba “hoy la sabiduría está aún más pasada de moda que la voluntad. La noción original de sabiduría apenas tiene que ver con la necedad. Por supuesto la sabiduría implica una simplicidad superior de espíritu, pero no es simpleza mental. En chino, el ideograma para la sabiduría es una combinación de viento y rayo. El hombre sabio no es el que está sereno y cansado, sino el que ya no puede ser abatido por el viento y golpea como el rayo cuando es necesario. La sabiduría está conectada con la intuición (esta es la razón por la que ha sido vista como una mujer – Sophia) y con ver las cosas en su globalidad, y por ello se vincula con la perspectiva transpersonal. Es el poder de jugar con los opuestos y establecer una síntesis”.


Volver al listado de noticias

misterios-monte-shastaEl sabio de la montaña

 

Algunas reflexiones sobre la Psicosíntesis  después de haber participado en un taller sobre Psicosíntesis personal rodeada de un excelente grupo. Un regalo especial!!

 

En el campo de la Psicosíntesis, poco conocido en nuestro país a pesar de los esfuerzos de algunos pioneros en Madrid y Barcelona desde hace varios años,  se le concede mucha más atención al inconsciente superior y al desarrollo del yo transpersonal que en otras psicologías más tradicionales, abrir la terraza desde la que se puedan tomar baños de sol o contemplar las estrellas.

Es importante construir una buena base, psicosíntesis personal,   entre los tres cerebros o polos de la personalidad: físico, emocional y mental. Una síntesis de todas las áreas de la personalidad, llegando a comprender el inconsciente inferior y medio. Eso significa que la psicosíntesis es holística, global e inclusiva.

Se recurre a las imágenes, utilizando ejercicios de visualización, que después se plasman en dibujos en color, un tesoro surgido de nuestro insconsciente, material básico para poder cambiar partes nuestras. Y al final el que manda es nuestra parte más sabia, nuestra esencia interna, la conexión con lo transpersonal ….  Se utilizan diversos ejercicios, en el último curso impartido se utilizó la visualización del sabio de la montaña con un efecto sorprendente de mucha energía, síntesis de lo trabajado y de unión interna.

 

Identificación y desidentificación

01_RosaEstamos dominado por todo aquello con lo que nuestro yo se identifica. Podemos dominar y controlar todo aquello de lo que nos desidentificamos. El error normal que todos cometemos es identificarnos nosotros mismos con algún contenido de la conciencia antes que con la conciencia misma. Algunas personas obtienen su identidad de sus sentimientos, otros de sus pensamientos, otros de sus roles sociales. Pero esta identificación con una parte de la personalidad destruye la libertad que surge de la experiencia del “yo” puro.

El ejercicio de desidentificación e identificación comprende la práctica de la percepción y de la afirmación: yo tengo un cuerpo, pero no soy mi cuerpo. Yo tengo emociones, pero no soy mis emociones. Yo tengo una mente, pero no soy mi mente… etc. La introspección sistemática ayuda a eliminar todas las auto-identificaciones parciales.

El observador es diferente de lo que observa. De modo que la etapa natural que viene después de la desidentificación es una nueva identificación del yo: yo reconozco y afirmo que “Yo soy un centro de pura autoconciencia. Yo soy un centro de voluntad, capaz de regular, dirigir, y usar todos mis proceso psicológicos y mi cuerpo físico.”  

En psicosíntesis se enfatiza la responsabilidad individual. No importa lo que le haya sucedido a la persona, debe asumir su responsabilidad aquí y ahora por los cambios que quiere hacer en su personalidad y no culpar a sus padres o a la sociedad.

 

La voluntad

La voluntad es el motor de cambio,  uno de los fundamentos centrales de la psicosíntesis es que  existe una diferencia fundamental entre los impulsos, los deseos y la voluntad. En la condición humana se producen conflictos frecuentes entre el deseo y la voluntad. Y la voluntad se sitúa en una posición central en el corazón de la autoconciencia o ego. Es cierto que existe una multiplicidad de yoes en nuestro interior, pero la voluntad es esencialmente la actividad del yo que permanece por encima de la multiplicidad. Dirige, regula y equilibra las demás funciones de una manera creativa.

La voluntad es como el director de una orquesta, según Assagioli . No es autoafirmativa sino más bien la humilde sirviente del compositor y de la partitura. Hay muchos tipos de voluntad, no solamente la fuerte, el poder de la voluntad, sino también la voluntad al bien o la voluntad hábil. En el libro el Acto de Voluntad hay varios ejercicios para trabajarlas en la vida cotidiana.

En el corazón del yo existe tanto un elemento activo como uno pasivo, un agente y un espectador. La autoconciencia implica que somos un testigo – un testigo puro, objetivo, amoroso – de lo que está sucediendo dentro y fuera. En este sentido el yo no es un yo dinámico sino un punto testimonial, un espectador, un observador que contempla el flujo. Pero existe otra parte del yo interior – el agente que decide o dirige – que interviene activamente para orquestar la diversas funciones y energías de la personalidad, establecer cometidos e instigar actividad en el mundo externo. Así que en el centro del yo tenemos una unidad entre los masculino y lo femenino, de voluntad y amor, de acción y observación”. (R. Assagioli)

 

roerich-she-who-holds-the-world-1933El sabio de la montaña

La Psicosíntesis utiliza diversos ejercicios de visualización para conectar con nuestra esencia. Uno de los ejercicios estrella es la técnica del diálogo interior, establecer puentes con nuestra parte más sabia. Imaginemos un hombre muy sabio que conoce todas las respuestas a los problemas que afrontamos. Si pudiéramos conseguir una entrevista con este hombre/mujer, ¿qué le diríamos? Es nuestro maestro interno…

En una entrevista, Roberto Assagioli comentaba hoy la sabiduría está aún más pasada de moda que la voluntad. La noción original de sabiduría apenas tiene que ver con la necedad. Por supuesto la sabiduría implica una simplicidad superior de espíritu, pero no es simpleza mental. En chino, el ideograma para la sabiduría es una combinación de viento y rayo. El hombre sabio no es el que está sereno y cansado, sino el que ya no puede ser abatido por el viento y golpea como el rayo cuando es necesario. La sabiduría está conectada con la intuición (esta es la razón por la que ha sido vista como una mujer – Sophia) y con ver las cosas en su globalidad, y por ello se vincula con la perspectiva transpersonal. Es el poder de jugar con los opuestos y establecer una síntesis”.

Disponer de unos minutos para visitar cada día nuestro maestro/maestra interna es uno de los compromisos que nos debemos a nosotros mismos si queremos vivir en el presente con alegría y gratitud de poder disfrutar de todo los que nos rodea.

 

 

Rosa Solé Gubianes

e-mail: rosasolegubianes@copc.cat

www.psicologiaastrologica.es

 

Uso de cookies: Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies