+34 93.304.2316 / 609.604.248 escuelahuber@gmail.com
  • darkblurbg
El signo de Aries
  • Publicado el 19 Marzo, 2017

El signo de Aries

Aries, el signo de los nuevos comienzos y de la voluntad Aries es el primer signo del zodíaco. Es el signo del yo. En Aries empieza el desarrollo del yo y se inicia un ciclo de manifestación. Es un signo de fuego y transmite a nuestra vida planetaria las energías del Primer Rayo, el Rayo de Voluntad o Poder.


Volver al listado de noticias

El signo de ARIES

Aries, el signo de los nuevos comienzos y de la voluntad Aries es el primer signo del zodíaco. Es el signo del yo. En Aries empieza el desarrollo del yo y se inicia un ciclo de manifestación. Es un signo de fuego y transmite a nuestra vida planetaria las energías del Primer Rayo, el Rayo de Voluntad o Poder.

Aries representa un principio que emana de un núcleo, es decir, del yo, y que empuja hacia su desarrollo. En ese núcleo late la energía ígnea de la voluntad que, con una concentrada fuerza de empuje, puede apartar de su camino cualquier impedimento sin titubear. El signo de Aries pertenece a la cruz cardinal que, desde el punto de vista esotérico, es la cruz del Padre, de la voluntad y de la omnipotencia. En Aries aparece la voluntad de vivir y, de esta forma, se da el primer paso hacia la encarnación. Según un antiguo enunciado, Aries «despierta la voluntad de llegar a lo más bajo para, una vez allí, controlar, conocerlo todo y enfrentar todas las experiencias».

En su libro Astrología esotérica, Alice A. Bailey observa que, para Aries, hay cuatro notas clave que imparten la misma idea:

1. Expresa la voluntad de ser y hacer.

2. Desarrolla el poder de manifestar.

3. Entra a luchar por el Señor.

4. Llega a la unidad por medio del esfuerzo.

En el zodíaco, con Aries comienza el gran ciclo de lucha hacia la expresión. Empieza el proceso de llegar a ser uno mismo. La fuerza del yo se expresa de forma impetuosa pero, con frecuencia, de una manera todavía poco pulida. Aries es impulsivo, emprendedor y entusiasta. Irradia fuerza y energía, y muestra coraje e intrepidez incluso en situaciones desesperadas.

Los nacidos bajo Aries van siempre hacia delante y tienen la capacidad de entusiasmar a los demás. Son pioneros que colaboran activamente en el progreso del mundo pero que se preocupan muy poco por las consecuencias de sus acciones. Aries actúa primero y piensa después. Quiere obtener el éxito inmediato y de un sólo golpe, y tiene muy poca paciencia para tareas a largo plazo. Necesita el elemento vivificante de la acción fresca y única y, por lo general, consigue las cosas al primer intento.

El prototipo de la fuerza impulsiva Aries es el prototipo de la fuerza impulsiva de la cruz cardinal (que en la filosofía hindú se conoce como principio rajásico) y, por consiguiente, está sometido a la ley de tensión y relajación. De acuerdo con esta ley, Aries tiene fases en las que participa en la vida de forma muy activa y en las que se abalanza con un entusiasmo desbordante hacia las metas que desea alcanzar, y fases en que su energía se agota y necesita un período de recuperación.

En el campo de la psicología, este aspecto se manifiesta en forma de los característicos ciclos maníaco-depresivos. La curva de energía psíquica de su voluntad crece rápida e intensamente pero, al cabo de un tiempo, vuelve a caer como es característico en la cruz cardinal del zodíaco o cruz del impulso.

La impetuosa fuerza impulsiva de este signo de fuego hace que, muy a menudo, se encuentre con que ha rebasado el objetivo que se había establecido. Arrollar y sobrepasarse son características muy típicas de este signo. Le resulta difícil respetar los límites, tanto los propios como los ajenos (especialmente estos últimos), y esto le ocasiona dificultades en las relaciones con los demás puesto que, con frecuencia, su carácter impulsivo entra en conflicto con cualidades como la paciencia, el tacto, la forma, la moderación, el decoro, etc. Uno de los aspectos que Aries debe cultivar es la capacidad de moderar y dosificar sus fuerzas, y ésta es una tarea en la que trabaja a lo largo de toda la vida.

Por otra parte, la tarea espiritual de Aries consiste en derribar los límites endurecidos y superar los muros y las barreras levantadas por el miedo para que la vida pueda progresar y desarrollarse.

 

Para leer más sobre el signo de Aries CLICAR AQUI para descargar el libro de Louise Huber Reflexiones y Meditaciones sobre los signos del Zodíaco de donde se ha extraído este texto

Uso de cookies: Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies. ACEPTAR
Aviso de cookies